Locales

La presunta mancha corrupta en la Contraloría de Barranquilla

Cuando se pensaba que los hechos por los que se ordenó investigación a Jesús María Acevedo Magaldi eran pocos pero significantes, salió a la luz de la comunidad barranquillera ciertos infortunios que hoy miran con ojo de lupa a los entes de control de la ciudad.

De Acevedo Magaldi se sabe que llegó a ocupar el cargo de Contralor de Barranquilla por acuerdos que él y muchos en el Concejo tenían con el antes contralor Fernando Fiorillo. Acuerdos con los que se veía llegar a la Contraloría Departamental, a la que fuentes de Emisora Atlántico dijeron que, “el periodo era muy corto y lo haría para los 4 años”, para así mismo mantener cierto control en la entidad.

En un principio la relación entre estos dos, Acevedo y Fiorillo, era una inofensiva unión, de maestro y profesor, de la que ahora se sabe está manchada con corrupción. Cuenta el periodista Jorge Cura en su informe:

“Todo se remonta a lo siguiente: mediante acta 061 del 27 de mayo de 2019, Jesús Acevedo sirvió de jurado para aprobar el trabajo de grado para optar al título de magister en derecho administrativo de Fiorillo. Pero la mayor sorpresa se da, cuando se evidencia que los otros 2 jurados también están relacionados directamente con la Contraloría Distrital. Eduardo Cerra Nolasco, quien concursó en el proceso de elección, pero no contó con el visto bueno de Fiorillo. Por otro lado, Magda Djanon Donado, su hijo Sebastián Fontalvo Djanon, figura como contratista de la Contraloría Distrital y hasta representó como rey momo a la entidad en las pasadas fiestas de carnavales”.

No sería sorpresa si la figura de Fiorillo está respaldada por un gran poder político que le permite el actuar incorrecto en los entes de control, resaltando además que elecciones como la de Jairo Fandiño, su hermana Pierina Fiorillo y su mano derecha Luimar Sarmiento Sánchez, son producto de su ávido proceder.

Las uniones de Acevedo para son al parecer forjadas tiempo atrás. Con Rachid Náder Orfale, abogado prestante, se inicia al interior de la Universidad Libre, donde Náder crea un movimiento que permitió a Acevedo ser elegido consejero directivo. Luego, cuando el primero llego a la rectoría de la universidad, nombró al segundo profesor de la misma. Universidad de la que salió por un escándalo de ventas de cupo en las especializaciones médicas. Como triunfo, aunque con injusticias en la carrera, Náder fue nombrado Jefe de la oficina jurídica de la Gobernación del Atlántico, por parte de Eduardo Verano. La misma oficina que ofreció Acevedo al Gerente de la Triple A y que después de denunciado el ofrecimiento lo tiene de olla destapada con sus actos corruptos.

En el año 2018 Acevedo recibió una orden de prestación de servicios de Rachid Náder por una suma de 40 millones de pesos, y en el año 2019, por 45 millones de pesos. Ambos servicios implicaban brindar asesoría jurídica en asuntos laborales administrativos en contra de la Gobernación del Atlántico o Contraloría General del Departamento en el programa de saneamiento fiscal. En el mismo periodo recibió tres contratos de la secretaria jurídica y privada de la Gobernación por parte de su ‘llave’ Rachid Náder.

Jesús Acevedo Magaldi, es asociado fundador de la Corporación Educativa para la Investigación y Desarrollo en Talento Humano, Finanzas y Tecnología – CEIFIT. Y todo indica que uno de los contratos con la Gobernación del Departamento del Atlántico fue dictar el Diplomado sobre el Modelo Integrado de Planeación de Gestión MIPG. Además otro de los convenios fue con la Contraloría Distrital de Barranquilla en prestación de servicio la CEIFIT dictó la Conferencia sobre Gobierno Digital, llevado a cabo en el Hotel Barranquilla Plaza.

La conducta de Acevedo se suma a los reiterados casos de corrupción que han envuelto a jefes de la entidad fiscalizadora y por los cuales se culpa en cierta forma al Concejo de Barranquilla por irresponsable elección periodo tras periodo.

Esos casos de corrupción se recuerdan con nombre propio por el periodista Jorge Cura Amador, así:

“Jorge Iglesias Viloria, a quien el Ministerio Público sancionó con destitución e inhabilidad por el término de 12 años, tras demostrar que “prevalido de su cargo ejerció influencia ante el Subdirector Administrativo de la ESE Redehospital (Néstor Rafael Coba Espinosa) para que recibiera y atendiera a un recomendado suyo luego de lo cual se archivó una actuación fiscal en contra del Gerente de la referida empresa social del Estado (Gustavo Adolfo Romero Hani)”.

“Rafael González Rubio Natera, sancionado por la Procuraduría General de la Nación, el 27 de noviembre de 2008, con destitución e inhabilidad para ejercer cargos durante 12 años, por exigir dinero a cambio de no incluir en el boletín de responsabilidad fiscal, a funcionarios sancionados”.

“Gregorio Peñaranda Narváez, Su gestión fue tan caótica que el 9 de febrero de 2001 el entonces Auditor General de la Nación, Álvaro Guillermo Rendón López, declaró que “esa bomba de tiempo que había allí hizo explosión y la ciudadanía está absolutamente expuesta porque no hay un órgano de control que esté vigilando la manera como se están gastando los recursos del Distrito”.

“Fernando Fiorillo, según investigaciones de la Procuraduría General de la Nación, fue quien lideró la repartición de propaganda electoral en el balneario de El Rodadero con jóvenes en vestido de baño, promoviendo a un candidato presidencial. Siendo el jefe de la entidad que vela por la trasparencia en el manejo de los recursos públicos, apareció en un video de celular hablando con acento árabe y en este invita a votar por Vargas Lleras o de lo contrario se inmolaría. Fiorillo utilizó la Contraloría para consolidar su permanencia en los entes de control, que aún mantiene”.