DestacadosLA NOTA POLÍTICALocales

¿Qué propone Nieto Loaiza en su nuevo intento por la Presidencia?

Rafael Nieto Loaiza, aunque no se considera un político de oficio, si no solo un abogado y profesor universitario, vuelve a presentar, después de su intento en 2018, su aspiración a la presidencia de Colombia, por el partido Centro Democrático.

Con PRENSA NEWS, conversó sobre cuatro ejes fundamentales en los que basa su nuevo propósito presidencial y algunas propuestas para trabajar en el Atlántico.

Nuevamente precandidato presidencial, ¿por qué volver a intentarlo?

Porque el país y el partido necesitan liderazgos nuevos, que no tengan tacha, que no tengan esqueletos en el clóset, que no tengan cola que les pisen y yo ni tengo tacha, ni esqueletos en el clóset, ni me pueden pisar cola porque no la tengo. Porque el partido y el país necesita un liderazgo que conozca el país de palmo a palmo y yo he estado en todo el territorio nacional, no una, si no, varias veces. Porque el país necesita liderazgos con vocación de servicio verdaderamente dedicados a la construcción del bien común. Yo no soy un político de oficio, yo lo que soy es un abogado, profesor universitario y un pequeño empresario con un conocimiento en administración publica y puedo ver desde el sector público como del privado, las necesidades de Colombia. El país necesita liderazgos que escuchen y no echen carreta, qué propongan soluciones completas y yo las tengo. Finalmente, porque creo que el país y el partido no necesitan liderazgos tibios, ni grises, si no de carácter, talante y firmeza en las convicciones, que se haga lo que se dice y que se diga lo que se piensa y ese soy yo.

¿Cuáles son los ejes con los que buscará la presidencia de Colombia?

Fundamentalmente cuatro. El primero, es que terminemos el programa de vacunación y superemos el Covid-19. Si no logramos superarlo, vamos a seguir teniendo enormes dificultades para construir hacia delante. Lo segundo, una sociedad sin crimen. Necesitamos autoridad, orden y seguridad, porque sin ellos no hay ni convivencia tranquila, ni sociedad civilizada. Lo tercero, una Colombia donde todos seamos propietarios con un modelo de capitalismo popular, centrado en las medianas y pequeñas empresas y en los ciudadanos más vulnerables, que permita sobre todo y fundamentalmente, generar empleos, tanto como sea posible. Y cuarto, compromiso absoluto en la lucha contra la corrupción, porque no hay esfuerzo que podamos hacer ni impuesto que podamos pagar que sirvan, si al final una parte de estos recursos termina en los bolsillos de unos bandidos en el sector público con los cómplices en el sector privado. Ese dinero que es de todos, hay que cuidarlo y de él depende la superación de la pobreza y la desigualdad.

Reactivación económica y generación de empleo: un reto para el próximo presidente, ¿cómo se enfrentaría a esto?

Hay tres bloques de medida en esta dirección. Unas medidas inmediatas de rediccionamiento de gasto público, como primero. Segundo, unas medidas de carácter normativo de modificaciones de las normas para que sea más efectiva la lucha contra la pobreza; y tercero, unas medidas de carácter estructural que ataquen los cuellos de botella que nos impiden ser más productivos y competitivos.

¿Cuál es su apuesta para el Atlántico?

El Atlántico necesita al menos trabajarse en cuatro vías: la primera, necesita que las vías de doble calzada con Santa Marta y Cartagena, se terminen y entren en funcionamiento. La segunda, que se construya un nuevo aeropuerto entre Barranquilla y Cartagena, que sea verdaderamente competitivo. La tercera, resolver el problema de sedimentación del canal de acceso para llegar a un puerto competitivo. Finalmente, una tarea que es básica y es resolver el problema del acueducto y alcantarillado en muchos corregimientos y municipios del departamento. Barranquilla ha hecho grandes avances, pero, cuándo se van a las áreas rurales muchos de ellos no tienen ni acceso al agua potable, ni un sistema de alcantarillado que funcione.

En las últimas semanas Barranquilla se vio de rodillas frente a la delincuencia, y podríamos decir Colombia se sigue viendo así, ¿ha pensado en soluciones que pongan fin a este flagelo?

Yo creo que hay varias. Lo primero es reconocer que estamos en un conflicto armado que tenemos que superarlo. Dos: dejar de tranzar y negociar con los violentos y recuperar la voluntad de vencer a los delincuentes y hacerlos pagar por su delito. Tres: es indispensable recuperar los espacios de cooperación entre los ciudadanos con la fuerza pública; sin ellos no hay cómo hacer la lucha contra el terrorismo, el narcotráfico o la delincuencia organizada. Cuatro: hay que volver a potenciar eso que está en nuestras ventaja estratégica por tantos años y es la capacidad helicotransportada del estado. Hoy tenemos menos aeronaves, menos circulaciones con autonomía de vuelo, menos presupuesto para volar. Quinto: no hay manera de que seamos exitosos en la lucha contra la violencia política, ni contra el narcotráfico y delincuencia común, sin inteligencia. Necesitamos fortalecer los aparatos y las operaciones de inteligencia y contrainteligencia que no son solamente los ojos y los oídos de los de la fuerza pública, si no el cerebro del estado. Sexto: ningún esfuerzo de estos es posible si no le damos más recursos humanos a la policía. Séptimo: es fundamental dar seguridad jurídica a nuestro soldados y policías, para que sepan en qué circunstancia es legítimo usar la fuerza. Octavo: nada de esto sirve si no tenemos una reforma al sistema de administración de justicia que permita ser mucho más eficientes en la lucha contra el conflicto, incluyendo una reforma que castigue fuertemente la reincidencia, porque el 72% de los delitos que se cometen hoy son de reincidentes.

Nieto Loaiza, manifiesta tener soluciones a las problemáticas que a su modo de ver, aquejan más a Colombia; sin embargo, tiene un reto muy particular y es: darse a conocer, exponer sus propuestas y ganar la confianza de los colombianos.

Por: Adriana Ricardo