Cultura

Gustavo Álvarez Gardeazábal presenta su nuevo libro de crónicas

Es un provocador que echa leña al fuego todas las madrugadas. No tiene pelos en la lengua. Es una conciencia viva y enérgica que interpela todos los poderes. No han cantado aún los gallos cuando ya Gustavo Álvarez Gardeazábal (1945) tiene una nueva crónica hablada y escrita de la realidad. Son magistrales audios interpretativos de la realidad nacional, crónica diaria y conmovedora de las pestes que vive el país y el mundo.

Dice lo que piensa y siente, y no deja pasar una escena del panorama nacional para analizarlo y confrontarlo, con su agudeza controversial, que no se arrodilla ante nada ni nadie.

‘Crónicas de Gardeazábal’ (2022), de Gustavo Álvarez Gardeazábal, cuyo compilador es Leonardo Medina Patiño, con prólogo de Mauricio Ríos Giraldo, fue presentado en la Feria del Libro de Cali. La obra fue publicada por la Secretaría de Cultura y la Gobernación del Valle.

En este libro se reúne producción fecunda y plural de textos diarios escritos durante y después de la pandemia. Algunos aluden aspectos políticos y culturales puntuales. Sobrepasa el medio millar de crónicas, cada una de ellas, con una versatilidad vertiginosa y puntual, que desnuda dramas de Tuluá, la violencia con nuevos protagonistas que aún no cesa, los nuevos desatinos del mundo político contemporáneo y la visión que tiene del poder y los gobernantes. Nada de lo anterior le impide sugerir cada semana un libro en cualquiera de los géneros posibles, lo que devela que además de escritor y analista que madruga, Álvarez Gardeazábal es un insaciable devorador de libros.

Testigo de su tiempo, Álvarez Gardeazábal es ahora una memoria viviente de una tierra sangrante, cuyos horrores aún no cesan. Su perplejidad y su sentido crítico se mantienen en alto detrás de sus vivaces ojos de buceador de milagros. Antes de la pandemia, llevaba quince años yendo a pasar una semana al mes mirando el mar y esperando la brisa, regresó a Cartagena en la primera oportunidad, a presentar la edición española de su novela ‘La misa ha terminado’, presintiendo que ya la peste se había disipado, y regresó enfermo a su refugio de orquídeas. Se recuperó y regresó a Barranquilla a recibir en 2022 el Honoris Causa de la Universidad Simón Bolívar.

Sabe que ya ha escrito una obra perdurable e insoslayable en las letras nacionales e intuye que las nuevas generaciones seguirán pasando sin cesar por sus páginas, viendo el retrato quebrado de nuestras atrocidades, el retrato de una violencia con nuevos actores, bajo el ala de nuevos cóndores. Pero no ha dejado de escribir en más de sesenta años de vocación literaria. Siente que, pese al paso del tiempo, él seguirá siendo aquel niño curioso que se asomó a las rendijas de la ventana de su casa de Tuluá y “se quedó mirando para siempre el mundo que le rodeaba”.

El escritor Gustavo Álvarez Gardeazábal ha escrito más de medio millar de columnas de opinión durante y después de la pandemia, que se reúnen en este nuevo libro.