DestacadosLocales

Distrito forma en 16 disciplinas deportivas a 4.500 niños, niñas y jóvenes

Los parques y escenarios deportivos de Barranquilla son epicentro del talento local, donde 4.500 niños, niñas y jóvenes entre los 6 y 16 años se forman en más de 16 disciplinas, al tiempo que tienen acompañamiento por parte de la Alcaldía Distrital para formarse como personas.

La formación que se da en el marco de este proceso integral y transformador para los más pequeños de la ciudad se lleva a cabo en 36 locaciones distribuidas en las cinco localidades, donde profesores altamente capacitados lideran los procesos de enseñanza.

Este año, las Escuelas de Formación Deportiva, que se extenderán hasta el 16 de noviembre, cuentan con nuevas disciplinas como atletismo, pesas, tenis de mesa, karate, BMX y skateboarding.

A ello se suman las diez ramas deportivas que hicieron parte del programa desde el 2021, como lo han sido fútbol, béisbol, fútbol sala, voleibol, baloncesto, rugby, tenis, patinaje, boxeo y natación, que este año incluyó cuatro modalidades nuevas: clavados, natación artística, polo acuático y carreras.

Así lo manifestó Adel Rodríguez, coordinador del programa de Escuelas de Formación Deportiva, que hace parte de la oferta social y recreativa de la Alcaldía Distrital.

“Ya son más de 4.000 niños en 16 disciplinas deportivas. Avanzamos en la calidad de este proceso de enseñanza con la capacitación continua y sistemática de nuestros entrenadores y pedagogos, con quienes estamos desarrollando constantemente jornadas académicas de profundización en los procesos metodológicos”, expresó Rodríguez.

Como resultado de un seguimiento permanente al proceso de los participantes, el coordinador del programa señaló que ya se han formado grupos para impulsar a un alto nivel de competencias a nivel profesional y, de esta manera, seguir forjando el talento desde los barrios de la ciudad.

“Tenemos un grupo identificado de niños de cada disciplina. Con estos niños vamos armando grupos dentro de la misma estructura para hacer trabajos específicos. Es una estrategia didáctica y progresiva del año anterior a este”, detalló.

La preparación de los más de 4.500 niños y jóvenes participantes es integral: no solo reciben acompañamiento desde el punto de vista técnico, táctico y habilidades físicas para competir en la disciplina deportiva, sino también desde el punto de vista socioeducativo.

En ese sentido, los entrenadores y coordinadores acompañan la formación física con el desarrollo de valores humanos, personales y sociales que cada niño debe ir desarrollando en el proceso.

“Entendemos que el deporte es una de las herramientas esenciales y aprovechables para desarrollar en los niños este elemento social que, en estos procesos, es esencial”, expresó el coordinador.

Los participantes aprenden sobre trabajo en equipo, desarrollo individual de los procesos, autosuficiencia, colaboración, ayuda mutua, concertación de la atención y un sinnúmero de elementos y valores que se van desarrollando a través de estrategias didácticas.

Es decir, no solo quedan preparados para practicar y seguir especializándose en el deporte, sino también para aportar positivamente en la sociedad, en el barrio, en el colegio y en la familia.

Uno de estos valiosos testimonios lo vive a diario Luis Miguel Arango con sus hijas Alma y Paulina, de 9 y 8 años, respectivamente, quienes desde el año pasado se inscribieron en el programa y comenzaron a practicar natación en nivel principiantes.

Desde entonces, las niñas aprendieron las nociones básicas y pasaron este 2022 especializarse en la modalidad de carreras, gracias al impulso y respaldo de sus entrenadores.

“Ellas entraron en nivel cero y se adaptaron rápidamente, en parte, por la calidad de los instructores que tenían. Vi que avanzaron rápidamente: al terminar el periodo del año pasado, ya ellas dominaban el tema. Este año continuaron en la Escuela y ya están en la etapa de selección, ambas especializadas en carrera”, expresó el orgulloso padre de las pequeñas.

Este proceso de aprendizaje de las pequeñas lo motivó a aprender con sus hijas a nadar para compartir lo que les apasiona, al tiempo que ha visto el cambio en sus actividades diarias.

“Se atrevieron a explicarme el tema de la natación porque yo tampoco sé nadar. Recién estoy aprendiendo a desplazarme en la piscina, porque ellas son las que me han transmitido el conocimiento que han adquirido. Es decir, ellas no solo aprendieron sino que se han convertido en difusoras de este talento adquirido en la escuela de formación”, dijo Luis Miguel.

Agregó que, en definitiva, está contento por el progreso que han tenido sus hijas porque con la natación ha incrementado su compromiso y responsabilidad con tareas puntuales: “Ha sido un estímulo para el compromiso de ellas con sus quehaceres, me ha ayudado a que ellas se motiven, es decir, que cumplan con sus compromisos académicos y que tengan mejor comportamiento dentro de la casa”.