DestacadosLocales

Cinemateca del Caribe: 35 años impactando la cultura caribe

La Cinemateca del Caribe se ha convertido desde su creación en un espacio de formación en apreciación cinematográfica y el uso del lenguaje audiovisual, como una herramienta para la transformación de imaginarios y colectivos. Así mismo, le apuesta a la conservación, restauración y rescate de archivos audiovisuales de la costa Caribe colombiana, que permita a las nuevas generaciones conocer el pasado.

Esta Fundación sin ánimo de lucro nace por la iniciativa del hoy presidente de su junta directiva, Jaime Abello, quien reunió a los gremios de la ciudad como la Cámara de Comercio de Barranquilla, la Universidad del Norte, la Fundación Mario Santodomingo y personas naturales que decidieron apostarle a un proyecto que impactara la cultura de la región.

“En sus 35 años la Cinemateca del Caribe no sólo ha llevado cine como entretenimiento sino que ha formado a los nuevos talentos de la realización audiovisual de la costa Caribe colombiana, desde el evento anual ´Salón Internacional del Autor Audiovisual´, que ha traído lo mejor del cine nacional e internacional, con un promedio 7.500 asistentes en sus 25 años”, cuenta María Fernanda Morales Angulo – Directora de la Cinemateca del Caribe.

Fernanda también comparte que el impacto cultural de la Cinemática se ve reflejado en sus diferentes estrategias como el ´Salón del Autor´, la sala de cine que antes de la pandemia tenía tres funciones diarias de lunes a domingo llegando a más de 3 millones de personas durante 35 años; el ´Cine Foro´ que con 26 años ha formado al público barranquillero con talleres y foros de apreciación cinematográfica; la ´Cine móvil´ con una apuesta de cine bajo las estrellas, una herramienta itinerante educativa que llega a los siete departamentos de la región Caribe colombiana y que en sus 21 años han participado alrededor de 250 mil personas con talleres e exhibiciones al aire libre de corte familiar.

Como en todos los sectores, la pandemia obligó a cerrar las puertas de la sala de cine pero también se convirtió en una oportunidad de cambio “la cine móvil siguió rodando con los protocolos de bioseguridad, los cineforos se volvieron virtuales y se atrajo nuevas audiencias en México, España, Estados Unidos, Argentina. El Salón Internacional del Autor Audiovisual se virtualizó y tuvo más de 8 mil personas conectadas en la edición pasada. También se crearon cursos de capacitación usando el cine como herramienta educativa, encuentros ´Para Hablar De…´ donde se convocaron a artistas y a miembros de la industria audiovisual para dialogar alrededor del cine”, manifiesta Fernández.

Para conmemorar estos 35 años se lanzará una campaña que incentive el regreso a la cinemateca, que espera culmine con un evento en el mes de diciembre.