DestacadosLocales

Barrio Abajo: Un evolutivo de infraestructura urbana

El Barrio Abajo, ubicado entre la calle 53 y la vía 40, se caracteriza por ser uno de los primeros sitios urbanizables de la ciudad y la cuna del Carnaval de Barranquilla. Para los barriobajeros, este es un sector de patrimonio cultural e inmaterial, al ser uno de los epicentros con mayor contenido histórico; cuenta con bienes tradicionales, monumentos, museos, murales y otros sitios emblemáticos que lo hacen merecedor del galardón, al ser declarado un Bien de Interés Cultural del Distrito y el Área de Desarrollo Naranja.

No obstante, el Barrio Abajo ha evolucionado de tal manera que sus calles de arenas y las casas de Bahareque con techo de paja han sido transformadas y adaptadas a la era moderna, asimismo sus callejones con nombres que pocos recuerdan, solo quedan plasmados en las pinturas y en los antiguos veteranos que hicieron parte de sus inicios.

Para Ignacio Consuegra, quien es arquitecto e historiador de Barranquilla, asegura que el Barrio Abajo, ha sido transformado en su infraestructura urbana.

“El Barrio Abajo tenía una arquitectura propia de las personas; sus casas no eran diseñadas por arquitectos. Sino que hacían sus ventanas de madera, sus techos eran de palmas con características especiales (…) su simplicidad hacia una belleza típica de la ciudad. Pero actualmente, eso ha desaparecido”, aseguró Consuegra.

Sin embargo, las costumbres tradicionales prevalecen en sus habitantes.

“Para mí como arquitecto, el Barrio Abajo es el único barrio con la capacidad de tener la convivencia. Donde los amigos se convierten en familiares, por la gran cantidad de afecto y palabrería que hay entre ellos. Eso genera una solidaridad social y urbana que no tienen los demás barrios de Barranquilla”, expresó el arquitecto en diálogo con PRENSA NEWS.

Con varias pinceladas y trazos de pintura, Néstor Loaiza, mejor conocido como el pintor del Barrio Abajo, plasma en sus cuadros la esencia arquitectónica de este sector.

“Mis trabajos representan un material histórico. Son edificaciones, sitios, calles y esquinas que han desaparecido: las demolieron o transformaron (…) entonces han quedado en la memoria gráfica a través de mis cuadros. Sin embargo, existe la gente que conserva y afortunadamente mantienen esa idiosincrasia, aun en medio de que sus infraestructuras han sufrido transformaciones”, expresó el pintor del Barrio Abajo.

Los imaginarios del Barrio Abajo se han renovado o revitalizado desde sus cimientos. No obstante, su gente continua en la lucha de mantener y perseverar la identidad del primer barrio de Barranquilla.

“Ando pendiente del barrio, para no dejar que desaparezca todo ese valor arquitectónico y cultural que tiene el Barrio Abajo. Actualmente me encuentro liderando el ‘museo a cielo abierto’, una iniciativa sobre la recuperación del basurero para volverlo un espacio con mejor ambiente y recuperar una parte de la historia del barrio”, indicó Johan Parra, habitante del Barrio Abajo.

Por: Liz Castelar