DeportesDestacados

Atletas paraolímpicos son olvidados por el Gobierno

¿Alguna vez ha pensado cómo sería su vida si sus piernas no tuvieran funcionalidad? ¿Ha pensado que significa la oscuridad permanente? ¿Cómo pensaría y cómo articularía sus ideas sobre el mundo y la vida sin poder expresarlas a través de la voz, o bien, qué haría si no pudiese en lo absoluto escuchar?

Aquellos que viven con algún tipo de discapacidad o limitación física o intelectual, enfrentan un sinnúmero de barreras físicas y sociales. En Colombia, lucharon seis meses para el regreso del Futbol Profesional Colombiano y 17 modalidades deportivas más, pero todos fueron habilitados pensando en el deportista en condiciones normales, mientras que aquellos con condición de discapacidad aguardan a que el Gobierno Nacional y algunos medios de comunicación se den cuenta que ellos también existen.

Mientras todos se preocupaban por el deportista profesional, que a raíz de la cuarentena no pudieron seguir con sus actividades, muchos entes distritales tomaron la iniciativa de apoyar con recursos económicos a aquellos atletas sobresalientes, profesionales o de alto rendimiento, pero se olvidaron que en el área paralímpica también existen deportistas destacados que están padeciendo económica y psicológicamente debido al aislamiento.

“La prensa y el gobierno no miran a los deportistas con discapacidad si no ganan una medalla, del resto se interesan muy poco. Es más son pocas las ofertas para que participen en estas actividades, muchas veces estamos perdiendo posibilidades que esta población pueda desarrollar sus habilidades, no todos tuvieron la fortuna de ser deportistas antes, y esto hace parte de un proceso de rehabilitación e inclusión social y accesibilidad a espacio deportivos”. Comentó Roberto Carlos Palacios, psicólogo y director de Fundación Terapéutica Rehabilitación Integral Ágape.

Investigando, se puede observar que a nivel de planeación urbanística, ciudades como Santa Marta no poseen una infraestructura de sus escenarios para albergar eventos incluyentes; el espacio deportivo parece como si solo se construyera para personas con todas sus capacidades,  algunos escenarios no poseen rampas de acceso, señalización en braille o incluso superficies podo táctiles.

Por: Mary Sánchez

editor Editor
Sorry! The Author has not filled his profile.
×
editor Editor
Sorry! The Author has not filled his profile.
Latest Posts