DestacadosLocales

Análisis: La verdad, el fantasma del ocultamiento

En Colombia, al cierre de la semana anterior y otra vez cuando apenas inicia la presente, se ha dejado ver nuevamente una situación que en lo transcurrido de la pandemia por el Coronavirus, terminó convertida mundialmente es una constante. Me refiero a las intenciones, a todo nivel, de ocultar la verdad de las cosas.

Para ratificarlo, solamente referenciaré algunas situaciones que han marcado el acontecer de esta tragedia humana después un año, y que hoy nos mantiene en su punto más alarmante de incertidumbre, angustia, tristeza y mucho dolor, aunque tampoco debemos perder la esperanza.

Al inicio de todo esto, en diciembre de 2019, lo ocurrido en un mercado o en un laboratorio allá en Wuhan (China), que parecía un lugar muy lejano para el resto de la humanidad, empezó a llamar la atención mundial. Hoy, la mismísima y poderosa Organización Mundial de la Salud (OMS) parece contradecirse al reconocer que si bien sus investigadores se enfrentaron a todo tipo de dificultades durante las cuatro semanas de averiguaciones en Wuhan, y tras sugerir que debía ser objeto de seguimiento la teoría de que el virus escapó de un laboratorio, no recomendaba más investigaciones porque esa posibilidad era “extremadamente improbable” según Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS.

“La investigación de la OMS, realizada más de un año después del brote inicial, fue objeto de un intenso escrutinio desde el principio. Algunos científicos y el gobierno de EE.UU han cuestionado la independencia y credibilidad del estudio, lo que genera preocupaciones sobre la influencia del gobierno chino. Mientras tanto, Beijing ha acusado a Washington y otros de politizar el origen del virus”, reseña una noticia publicada por CNN en español el 31 de marzo de 2021.

https://cnnespanol.cnn.com/2021/03/31/china-origen-pandemia-covid-oms-investigacion-wuhan-trax/

Refiriéndome al plano nacional, la semana anterior trascendió que en medio de la crítica situación de emergencia hospitalaria, el ya maltrecho plan nacional de vacunación sufría un muy duro revés debido al acaparamiento en el mercado de las vacunas, sumado ello a la denunciada especulación en su precio, de acuerdo con lo dicho por un reconocido industrial barranquillero tras la posibilidad abierta por el gobierno para que el sector privado pueda comprarlas.

Lo más grave de todo esto es que, también según registro periodístico, el gobierno de Colombia habría intentado bajarle el todo a las reclamaciones de alcalde y gobernadores ante la falta de vacunas, inclusive para suministrar primeras dosis a un grueso número de su población mayor de edad. Tal y como ocurre en el departamento del Atlántico y sus municipios por fuera del área metropolitana de Barranquilla con la población de 65 años que espera turno en cumplimiento del fallido programa.

El caso de ocultamiento lo hizo público la cadena radial Caracol.

Y el caso más reciente tiene que ver con la muy grave denuncia hecha por el Presidente de la Sociedad de Pediatría en el departamento del Atlántico, Médico Pediatra Gastroenterólogo, Gustavo Romero Hani, quien advirtió que a su personal afiliado se le ha negado información en algunas clínicas de Barranquilla para seguir divulgando la situación que afronta la niñez afectada por el Covid-19 en medio de la alerta roja hospitalaria.

El ocultamiento ha tenido entonces una muy dura tarea durante todo este tiempo intentando espantar a su peor fantasma, el de la verdad. Ese que tarde o temprano siempre se deja ver.

Por: Freddy Gutiérrez B.

editor Editor
Sorry! The Author has not filled his profile.
×
editor Editor
Sorry! The Author has not filled his profile.
Latest Posts