DestacadosLocales

Análisis: Con la V de…

Toda suerte de críticas ha generado la manera como desde distintas esferas del gobierno, pasando por algunas administraciones regionales y locales, se le dió publicidad al inicio del Plan Nacional de Vacunación contra el Covid-19, tras la llegada al país del primer lote de 50 mil vacunas compradas a la farmacéutica Pfizer.

El muy comentado show mediático con despliegue de luces, cámara y acción se volvió titular de primera plana por lo que la opinión pública consideró como “exceso de protagonismo político” para mostrar la tan esperada y retrasada llegada de la vacuna a Colombia.

Y sí, ciertamente el show tuvo diversas escenografías y escenas. La primera foto fue tomada en el aeropuerto El Dorado de Bogotá con el propio Presidente de la República como actor principal, y de ahí en adelante hemos visto por televisión, multipantallas y redes sociales todo tipo de rodajes que muestran el despliegue de seguridad, la logística y gran la cantidad de actores de reparto y extras utilizados para lograr esas escenas que muchos hemos calificado como innecesarias, después de casi once meses de gran sufrimiento e incertidumbre por cuenta del mortal virus y sus incalculables consecuencias socio- económicas y de todo orden. No hay nada que aplaudir.

El guión de la película cuenta el condicionamiento de un ministro de Estado que por motivos de agenda retrasó el inicio del proceso de vacunación en Cali, la repetición de una escena para lograr una “mejor toma” con el reparto de actores principales en Montería, y hasta la designación de un viceministro emisario para la polémica entrega de las vacunas en el departamento del Magdalena, donde quedó en evidencia el alto contenido político de la trama, lo que llamó poderosamente la atención de los espectadores.

En Barranquilla, hasta donde el Jefe de Estado llegó con todo su andamiaje de seguridad, sólo para tomarse la foto, se escucharon voces entre los curiosos ubicados frente a la puesta en escena: “¿Y por qué toda esa plata de la parafernalia, mejor no la inviten en comprar más vacunas?

En medio del rodaje esta vez hasta los medios de comunicación se quedaron sólo con un saludo a la distancia del actor principal.

En fin, fue una última semana de muchas fotos e imágenes que esperaban robarse el protagonismo frente a la dura realidad de las solamente 18 vacunas aplicadas en el primer día de la jornada. Prevaleciendo así el show mediático, y no la razón fundamental de la tan esperada llegada de los biológicos.

El gobierno nacional argumentó que “era necesario mostrar su acompañamiento y presencia en las regiones porque se trata de un proceso de vacunación que nos involucra a todos”. Refiriéndose al alto gobierno, los departamentos y administraciones de las ciudades principales en el país.

Ahora bien, terminado el show, lo que se espera es que en lo sucesivo el tan publicitado proceso de vacunación adquiera su fundamental y esencial sentido humanitario, se realice con la seguridad y celeridad requerida, las vacunas lleguen a quienes tengan que llegar según el plan, que tampoco se pierdan, mal manipulen o sirvan de instrumento para buscar rédito político; particularmente en zonas tan apartadas como la amazonía o cualquiera otra de las regiones olvidadas de nuestro muy golpeado territorio nacional. Y de esta forma sí poder encontrarle verdadero sentido a la tan repetida frase: “Con la V de victoria…con la V de vacunas”.

Por: Freddy Gutiérrez B.

editor Editor
Sorry! The Author has not filled his profile.
×
editor Editor
Sorry! The Author has not filled his profile.
Latest Posts